¿Cómo Reparar una Fuga de Agua sin Cortar el Suministro?

Reparar una fuga de agua sin cortar el suministro del mismo, es una opción cada vez más recurrida y realizada en muchos hogares. Ya que existen otros métodos de impedir el bombeo de agua hacia la tubería que gotea de otras formas o maneras que vamos a explicar en este artículo.

Las fugas de agua son uno de los problemas más acuciantes que existe actualmente en los hogares. Pero además, es un problema que encierra múltiples dificultades, puesto que el gasto de agua innecesario incrementa las facturas y también genera un perjuicio al consumo de agua.

Por ello, es de destacar que existen formas bastante sencillas para lograr reparar una fuga de agua sin cortar el suministro de la misma.  

Formas para reparar una fuga de agua sin cortar el suministro de agua

En principio existen fugas de agua en grifos, regaderas, del lavamanos, y en fin en cualquier apertura de agua en la casa, y en estos lugares pueden suscitarse fugas o filtraciones de agua, que pueden generar costos, daños a la misma y pérdida innecesaria de agua.

Entre las formas más básicas y sencillas para reparar una fuga de agua sin cortar el suministro, están:

En principio podemos abrir otra llave de agua, sobre todo la principal o la más cercana a la conexión entrante de agua de la casa. De manera tal, que el bombeo disminuya dramáticamente, y si sigue siendo alto, se pueden abrir otras llaves de la casa al máximo para lograr que el agua se disperse y por lo tanto, no bombee de forma poderosa en la fuga que queremos arreglar.

Otra forma, es utilizar un tapón, para frenar la salida potente de agua. Con ello, primero se desinstala la llave e inmediatamente se coloca un tapón en el sistema para parar los chorros de agua que pueden estar saliendo del mismo.

Reparar una fuga de agua

Ahora bien, para reparar una fuga de agua, se necesitarán algunas herramientas:

  • Llave inglesa
  • Cinta de teflón
  • Alicate
  • Llave de tubería o Stillson

Los anteriores instrumentos, son los más utilizados para lograr reparación de una fuga de agua, de forma fácil y sencilla. En primer lugar, son los más idóneos, y también son fáciles de manejar y utilizar, además de que el riesgo con ellos es extremadamente bajo.

Para reparar una fuga, bastara utilizar la llave de tubería o stillson para separar la conexión con la tubería, luego de esto con el alicate puede desarmarse mejor las distintas partes que configuran la llave, grifo o pluma que tenga la fuga o filtración de agua.

Si en todo caso, la fuga viene de una manguera o tubería que están conectados al resto del sistema de tuberías de agua blanca. Entonces se procede igualmente a tratar los puntos de conexión de la tubería, generalmente son puntos de conectados por pequeñas piezas en forma de codo o de una t, con una llave inglesa y una pinza se sujeta la tubería principal, con la tubería que será retirada.

Luego, se procede a colocar algún tapón en la tubería principal para que se evite la salida de agua y se hace la reparación o se  suple por una completamente nueva. En este sentido, para finalizar se coloca un poco de cinta de teflón en los extremos de la boquilla de las tuberías y luego con el mismo movimiento realizado con la llave inglesa o stillson y la pinza, se inserta la tubería nueva.

Revisión de  las fugas de agua

Finalmente es fundamental estar pendiente que las fugas de agua hayan desaparecido del todo. Puesto que en algunas ocasiones puede tratarse de varios problemas de fugas. De tal manera, que se hace necesario siempre estar vigilando de forma adecuada el sistema de tuberías tanto de drenaje como de entrada de agua limpia, para cerciorarse de que no existan problemas.

Con lo cual, se pueda estar mucho más tranquilo. Por otro lado, la revisión de las tuberías siempre darse de forma continúa al pasar los años y el tiempo. Puesto que estas, son o tienden a generar fugas o filtración por corrosión en el tiempo, y es allí la importancia de cambiarlas, cierto tiempo para evitar problemas.